Si querí’ subir al cielo – Irene Belmar

La señora Irene Belmar vive en Trapiche, sector ubicado a 11 kilómetros de la ciudad de San Carlos, Región de Ñuble. A los 8 años aprendió a tocar la guitarra. “Siempre me gustó el canto. Cuando escuchaba a las cantoras en esas tremendas fiestas que se hacían en el campo, me daba mucha alegría”, nos cuenta. Las fiestas en las que participó y aprendió a tocar corresponden aproximadamente a la década del 50 en adelante, con un vasto repertorio de cuecas, tonadas, valses, habaneras y corridos. Su afinación preferida es por tercera alta. A los 20 años dejó de cantar porque se casó, dedicándose a las labores de casa y a la crianza de sus hijos. “Yo tuve 11 hijos, uno falleció. En la época de crianza de los hijos dejé de lado el canto porque los tuve bien seguiditos. Pero cuando ya estuvieron criaditos, seguí cantando”, señala.

En varias oportunidades hemos tenido la posibilidad de compartir con la señora Irene, y su virtuosidad en la guitarra con sus rasgueos, punteos y trinados, más su amplio repertorio, resultan admirables. El cariño y alegría que le produce el canto, la motiva a enseñar a quien lo desee. “Así no se perderá”, nos dice.

«El canto me da mucha alegría»

Es admirable la calidad musical de la señora Irene en la ejecución de la guitarra con sus rasgueos, punteos y trinados, además de su amplio repertorio. En este caso se trata de un hermoso rasgueo de acompañamiento para su cueca que tiene una temática amatoria con bastante ironía en sus versos:

“… las estrellas se están riendo
del golpe que vas a dar”.

“… me parta un rayo
que a mí para ser tuya
me falta un año”.

“Yo juego al palitroque
con quien me toque”. 

Algunos de sus versos los encontramos en otras variantes de cuecas.  Los versos viajan de boca en boca y se adoptan, adaptan y quedan guardados en la memoria de cantoras, cantores y muchas vecen en personas de la comunidad que a pesar de no cantar atesoran un gran repertorio de versos. Del mismo modo continúan su viaje en el tiempo y se vuelcan en distintas especies como tonadas, y valses. La sabiduría de cada cantor o cantora selecciona y elige aquello que tiene significado para él o ella, y para la comunidad. De esta forma el repertorio tradicional tiene una fuerte carga emocional.

Si querí’ subir al cielo

Cultor (a)               Irene Belmar
                                 Trapiche– San Carlos, Provincia de Ñuble, Región del Ñuble

Recolector:              Patricia Chavarría Z.
Año:                          2014
Afinación:                Tercera Alta
Temática:                 Amatoria

Estructura Métrica Estructura Musical
Copla 1-2-2-3-4-1 a-b-b-a
Seguidilla 5-6-7-8-7-8-9-10-11-12-11-12 a-b-b-a-b-b
Remate 13-14 a

 

1             Allá va                   Si querí’ subir al cielo    
2             Allá va                   mándame a solicitar      
3             Allá va                   las estrellas se están riendo      
4             Allá va                   del golpe que vas a dar

5                                             Las estrellas del cielo    
6                                             son ciento doce              
7                                             con la mía y la tuya        
8             Allá va                   ciento catorce  
9                                             ciento catorce sí             
10                                           me parta un rayo           
11                                           que a mí para ser tuya 
12           Allá va                   me falta un año              

13                                           Yo juego al palitroque  
14                                           con quien me toque    

Cueca: Si queri’ subir al cielo
Cultor: Irene Belmar
Tonalidad: Re Mayor
Afinación: Tercera Alta

Disposición de las cuerdas:

I. Do#
II. La
III. Fa#
IV. RE
V. La
VI. Re

En esta cueca llama la atención la manera de ejecutar el rasgueo, donde sólo utiliza la punta de los dedos y no incluye el pulgar.

ap= apagado

i= Movimiento de la mano hacia arriba con índice

M= Movimiento de la mano hacia abajo

Es necesario practicar bastante para hacer fluido el último movimiento de la mano hacia abajo con el primer apagado.

Aqui puedes descargar la Partitura y Tablatura.